CIAE Autónomos

Redes Sociales
Apyme Digital 156
Revista Apyme 70
Formación Profesional a distancia
Formación Profesional a distancia
Dabo Consulting
dabo Consulting
Addient
Addient
Sanromán
Sanromán
Seguros para la economía social y solidaria
CAES

Sala de Prensa

Las grandes cadenas de distribución arruinan los productos del campo

febrero 6, 2020 by CIAE Autónomos in Sala de Prensa with 0 Comments

Las últimas movilizaciones de los agricultores y ganaderos han puesto el problema de precios de los productos del campo en el primer plano de las noticias. Desde CIAE, Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español, consideramos que la situación es ya insostenible, que los autónomos y pymes agrícolas y ganaderas luchan por su supervivencia en el marco de una competencia hostil y desigual. Resulta inaudito que en la cadena de comercialización de los alimentos sean los intermediarios, que no generan casi transformaciones al producto, sino que simplemente lo distribuyen, los que obtienen mayores beneficios. Por ejemplo, los productos agrarios que compró el consumidor en el mes de enero estaban aumentados una media de más de cuatro veces al precio inicial pagado al productor, tal como muestra el Ïndice de Precios en Origen y Destino (IPOD) de productos agrarios y ganaderos publicado por COAG, Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos.

Los agricultores y ganaderos están alertando de que la producción del campo español está herida de muerte. La culpa no se debe solo a la falta de infraestructuras y la despoblación. La política de precios que llevan a cabo las empresas de distribución alimentaria nacionales está arruinando las actividades económicas de los autónomos y pymes, ya que prefieren apostar y fomentar los productos extranjeros que les reportan enormes beneficios en detrimento  de la calidad que generan las explotaciones agrícolas y ganaderas, ningún producto se escapa al desequilibrio de la cadena de distribución: desde frutas y verduras a carnes y huevos.

Es prácticamente imposible que los agricultores españoles puedan competir en precios con los productores extranjeros que es a donde acuden en gran medida las grandes superficies comerciales de nuestro país. Además, la situación se ha agravado también en las exportaciones con aranceles a los productos españoles impuesto por Estados Unidos y Rusia.

Desde CIAE queremos también denunciar a esas grandes cadenas de distribución que controlan el mercado de alimentos como contribuyentes del deterioro del planeta, acudiendo a comprar en países donde se fomentan los monocultivos industriales intensificados de unas pocas variedades agrícolas con métodos de cultivo altamente contaminantes que no siguen los estándares europeos y que son dependientes de un mayor consumo de energía que no repercute en el precio final porque los costes ambientales no son asumidos por las empresas de distribución. Es cierto que esa práctica está permitida por las políticas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), el órgano que rige el comercio mundial. En este sistema los alimentos y los productos agrícolas recorren cada vez más kilómetros aumentando así las emisiones de gases de efecto invernadero. La generación de residuos, la contaminación del agua, la desertización, la destrucción de humedales y ecosistemas que ocasiona ese modelo agro-industrial es también una agresión ecológica de gran impacto a escala global.

La agricultura y la ganadería son sectores estratégicos para la economía, para la sociedad, para el empleo, para el equilibrio de los territorios. Los productos españoles de calidad deben ser valorados como se merecen, a este respecto es escandaloso de que España, siendo el principal productor de aceite de oliva a nivel mundial, cuente con los precios en origen más bajos de la Unión Europea, llegando incluso a situarse por debajo de los costes de producción, como es escandaloso que las grandes superficies lo utilicen el aceite como reclamo y pura estrategia comercial, desvalorizando uno de los productos estrella de nuestro país.

Apelamos al nuevo Gobierno a que mediante el diálogo con todos los actores del conflicto concrete medidas inmediatas que ordenen el caos de la cadena agroalimentaria con el fin de evitar los abusos actuales y cree un clima de protección que revalorice los productos nacionales. Es preciso que se apliquen precios justos por ley que permita sostener la gran riqueza que origina el medio rural.

Etiquetas , ,

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*