CIAE Autónomos

Redes Sociales
Apyme Digital 103
Revista Apyme 59
Formación Profesional a distancia
Formación Profesional a distancia
Dabo Consulting
dabo Consulting
Addient
Addient
Sanromán
Sanromán
Seguros para la economía social y solidaria
CAES

Sala de Prensa

La formación del Autónomo, una clara discriminación

febrero 20, 2012 by CIAE in Sala de Prensa with 0 Comments

A fecha de 31 de diciembre de 2010, el censo de trabajadores del Régimen General de la Seguridad Social ascendía a 12.929.822 afiliados. Los adscritos al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) 3.071.668.
Según datos aportados por fuentes oficiales, durante el 2011, los trabajadores del Régimen General que recibieron formación continua fue de 570.045. Los trabajadores autónomos que pudieron acceder a la formación se quedó en 16.413.

Porcentualmente, indica que el conjunto de trabajadores de Régimen General que han recibido formación supone un 4,3% sobre el total del colectivo.

Para el caso de los afiliados al RETA supone que un 0,5% de los afiliados ha podido acceder a la formación.
La desproporcionalidad es evidente e indica que el grado de atención al trabajador autónomo en el tema de la formación y reciclado del colectivo se mueve en un marco meramente simbólico respecto a los trabajadores del Régimen General que, dicho sea de paso, tampoco representa una porción amplia muy por debajo de la media participación de los trabajadores en el contexto europeo.

Respecto a la asignación presupuestaria para planes de formación durante 2011 para los trabajadores del Régimen General fue de 284.286.341 euros, y para los trabajadores del RETA, de 9.185.674, un 0,3% sobre el presupuesto de lo asignado a los trabajadores del Régimen General. Sin embargo el peso del colectivo de autónomos sobre el total del Régimen General es de un 23,2%. Es este un aspecto cuantitativo que por si solo representa un claro exponente de la discriminación del trabajador autónomo para el acceso a la formación subvencionada.

Así de clara es la relación: un volumen de autónomos que representa un 23,2% sobre el conjunto de trabajadores del Régimen General ha de contentarse con una dotación económica del 0,3% sobre el mismo colectivo. No puede hablarse, por tanto, de mejora de la competitividad, de adaptación, de ayuda al emprendedor y de un largo etcétera. Algo tan básico como el esfuerzo de los poderes públicos para ampliar y mejorar técnicas y conocimientos de los afiliados al RETA queda reducido a una insignificante aportación económica para el desarrollo y la formación del colectivo de los autónomos.

Etiquetas ,

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*